ARGENTINA CONTRA EL HAMBRE BENEFICIARA A 15 MIL FAMILIAS RIOJANAS

El programa social de Nación, que consiste en la entrega de una tarjeta para la compra de alimentos de $4.000 a $6.000 (según el caso), se aplicará desde fines de febrero en La Rioja a través del área de Desarrollo Social provincial a cargo de Gabriela Pedrali. Habrá controles a beneficiarios.

El Plan nacional Argentina contra el hambre se implementará en La Rioja en las últimas semanas de febrero y beneficiará a más de 15 mil familias. Así lo acordaron el gobernador Ricardo Quintela y la ministra de Desarrollo, Igualdad e Integración Social, Gabriela Pedrali con el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo.

El encuentro se realizó la semana pasada en la sede del organismo nacional y también participaron los diputados nacionales Danilo Flores, Sergio Casas e Hilda Aguirre de Soria, la secretaria de Comunicación y Planificación Pública, Luz Santángelo y la jefa de Gabinete de Arroyo, Erika Roffler.

En la reunión se estableció que los próximos pasos serán la firma del convenio para la implementación del plan, prevista para fines del presente mes y el operativo de distribución de las tarjetas que se realizará en las últimas semanas de febrero.

La ministra estimó que en nuestra Provincia la tarjeta AlimentAR será entregada a más de 15 mil familias y aclaró que las embarazadas de más de tres meses y las madres con un hijo recibirán cuatro mil pesos mensuales y las madres que tengan más de un hijo recibirán seis mil pesos para la compra de alimentos.

Pedrali añadió que este Plan incluirá un proceso de educación alimentaria a los y las beneficiarias con el fin de mejorar sus hábitos nutricionales. Esta etapa de formación incluirá controles de talla y el peso a los niños.

Durante la reunión también se habló sobre el objetivo del Gobierno nacional de unificar los Programas Sociales que tienen una contraprestación laboral para mejorar la organización de la asignación de las actividades que deberán realizar los y las beneficiarias.

Componentes y requisitos

El Plan Argentina contra el Hambre se apoya en el fortalecimiento de las acciones que lleva adelante el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional. Implica la promoción y fortalecimiento del Acceso a la Canasta Básica de Alimentos.

Uno de sus componentes es la tarjeta Alimentar cuyo fin es que todos accedan a la canasta básica alimentaria. Permite comprar todo tipo de alimentos, a excepción de bebidas alcohólicas.

Está destinada a madres y padres con hijos e hijas de hasta 6 años de edad que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). También a embarazadas a partir de los 3 meses que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben la AUH.

Su implementación será automática a partir del cruce de datos entre ANSES y AUH, por lo que no hace falta realizar ningún trámite

El tercer viernes de cada mes la tarjeta se recargará de manera automática. No permitirá extraer dinero en efectivo. Esta política se irá implementando por etapas en todo el país y no reemplaza ningún programa existente. Es un refuerzo alimentario complementario.

Canales de comercialización para la economía social

La economía popular, el cooperativismo y la agricultura familiar serán actores centrales de estas políticas públicas. Por eso, se crearán y fortalecerán los mercados populares, que son espacios de comercialización que promueven precio justo y consumo responsable a partir del encuentro entre productores y consumidores, sin intermediarios.

También se instrumentarán créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y agricultura familiar: préstamos a tasas que no superen el 2 o el 3% y que están destinados a la compra de herramientas y maquinarias. Y se promoverán las compras comunitarias y las redes locales de comercialización para que, de manera solidaria, los consumidores puedan organizarse para realizar sus compras directo al productor, en un equilibrio justo entre precio y calidad.

Promotoras y promotores comunitarios de Seguridad Alimentaria y Nutricional

La promotoras y promotores tendrán como objetivo controlar la talla y el peso de niñas y niños, y facilitarán la articulación de las políticas alimentarias con las políticas sanitarias, materno infantil, primera infancia, adolescencia, adultos mayores, entre otras. Contribuirán al fortalecimiento de comedores escolares y comunitarios. Y a la educación alimentaria y nutricional.